Saltar al contenido
Revista y blog de viajes

Crucero por Borgoña

Borgoña, geográficamente es la región más central de Francia, y gastronómicamente de las que mejor comida y vino ofrece en todo el país.

Más que recorrer esta región, hay que realizar un crucero para disfrutar de sus paisajes, y es que los 242 kilómetros del canal de Borgoña invitan a hacerlo.  Con salida en Sens y llegada a Dijon, capital de la Borgoña, un crucero de 5 días con paradas en ciudades representativas y simbólicas de esta región gala.

1º día: Sens

Antes de empezar el crucero a través del canal de Borgoña, se debe conocer un poco la ciudad de la que se va a partir, Sens. Esta ciudad puede presumir de tener la catedral gótica más antigua de Francia, la Catedral de Saint Etienne. El patrimonio artístico que hay en el interior de la catedral es considerado uno de los tesoros más importantes del país.

2º día: Tonnerre

Desde el punto de visto artístico esta ciudad ofrece menos que la anterior, pero por el contrario suple esa carencia con una gran oferta de cafés, tiendas y restaurantes.

Entre los principales monumentos de Tonnerre destacan la Fosse Dionne, una fuente con atribuciones místicas que atrae la atención de los turistas, y el Hôtel-Dieu fundado en el año 1.293.

El Hôtel-Dieu no hay que confundirlo como indica en un principio su nombre con un hotel normal, y es que su traducción al castellano es “Palacio-Dios”, siendo de hospital la función que tenía. El Hôtel-Dieu de Tonnerre es uno de los hospitales más antiguos de Francia.

3º día: Montbard

Desde esta localidad se pueden hacer visitas a lugares tan interesantes como el Renaissance Château d’Ancy-le France, castillo del siglo XVI y que representa el más puro estilo de vida del Renacimiento; la Basílica de estilo románico de Saint Madeleine Vézelay, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1.979; y la Abadía de Fontenay, el monumento de la orden cisterciense más antiguo de Francia y también declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1.981. Para poder hacer todas estas visitas la mejor opción es alquilar un coche.

4º día: Beaune

Para los amantes del buen vino, la ciudad de Beaune es la parada soñada en el crucero por el canal de Borgoña, y es que es la capital del vino de la región de la Borgoña.

Lugares de interés para visitar en Beaune son su Museo del Vino y el Hòtel Dieu, “Hospital de Dios”, donde en el mes de noviembre se hace una subasta de vinos.

Del Hôtel Dieu destaca su patio interior y la decoración de las tejas. En su interior se encuentra el “Políptico del Juicio Final” de Roger van der Weyden.

5º día: Dijon

Último día de crucero, y que mejor que llegar a una de las ciudades con más tradición gastronómica de toda Francia. Dijon es doblemente capital, y es que lo es de la Borgoña y no se exagera si se dice que es también la capital mundial de producción de mostaza.

Para contemplar una vista panorámica de la ciudad lo mejor es subir a la torre de Philippe le Bon en el Palacio de los Duques de Borgoña.

Estando en la capital mundial de la mostaza, visita obligada debe ser en la Rue de la Liberté en el número 32 la tienda de la mostaza Maille.