Saltar al contenido
Revista y blog de viajes

Esquiando en Oceanía

Australia es otro destino de excepción para los esquiadores.

Sus pistas de esquí adquieren un notable protagonismo entre los meses de junio y octubre -época invernal en Oceanía- a pesar de no ser tan reconocidas como las existentes en otras mecas de este deporte como Francia, Austria o Italia. No obstante, aquellos esquiadores que se acerquen hasta Australia encontrarán importantes infraestructuras, favoreciendo la práctica de este deporte tanto para los más o menos expertos.

Las estaciones más renombradas están ubicadas mayoritariamente en los estados de Nueva Gales del SurVictoria y, en menor medida, en la isla de Tasmania, que, además, ofrece la opción de practicar otros deportes invernales como senderismo durante unos cuantos kilómetros a través de las pistas de Ben Lomond y Monte Field, dos de sus estaciones con más asistencia de deportistas.

En Nueva Gales del Sur, destacan la estación de esquí Charlotte Pass, de unas 50 hectáreas y unas 21 pistas repletas de nieve; la estación Thredbo, una de las más grandes de toda Australia con más de 480 hectáreas; y la estación Perisher Blue, la más extensa de todo el hemisferio sur con 1245 hectáreas. En Victoria, tres son las estaciones más famosas. Monte Buller, a unos 250 kilómetros de Melbourne, una de las ciudades de referencia de esta nación, donde destacan las áreas especializadas para practicar snowboard y esquí de fondo, así como las tradicionales formas de deslizarse por los esquíes. La estación ubicada en Monte Bawbaw, también muy cerca de Melbourne, cuenta con 30 hectáreas de superficie donde practicar todo tipo de deportes invernales, como igualmente sucede en otras estaciones de esta zona geográfica como Monte Bufalo, Monte Hotham y Falls Creek.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *