Saltar al contenido
Revista y blog de viajes

San Petersburgo, ciudad de catedrales

San Isaac, catedral en San Petersburgo

Si hay una construcción que en San Petersburgo está más que presente y de manera majestuosa, son las catedrales

La segunda ciudad más grande de Rusia después de Moscú puede presumir de tener la cuarta catedral más grande del mundo con capacidad para 14.000 personas, y es que la Catedral de San Isaac ocupa ese lugar después de la Basílica de San Pedro en Roma, la Catedral de San Pablo en Londres, y la de Santa María di Fiori en Venecia. Su grandiosidad es proporcional al tiempo que tardó en construirse, 40 años, entre 1818 y 1858.

San Petersburgo San Isaac interior

Antes, en 1800, el emperador Pablo I mandaría construir la Catedral de Nuestra Señora de Kazán, considerada una de las obras maestras y representativas de la gran arquitectura rusa del siglo XIX. Situada en la Avenida Nevski, la arteria principal de la ciudad, contemplarla supone hacer referencia a la Basílica de San Pedro en Roma, ya que se edificó según el modelo de la construcción italiana.

San Petersburgo Nuestra señora de Kazán

Todas estas catedrales merecen ser visitadas, pero gran error sería si primero no se visita la Catedral de San Pedro y San Pablo que se encuentra dentro de la Fortaleza con el mismo nombre y que está en la isla de Zayachi, en la orilla derecha del río Neva. Y es que será aquí, en la Fortaleza de San Pedro y San Pablo cuando en 1703 se empiece a construir San Petersburgo. De estilo barroco destaca por su impresionante aguja sobre el campanario, alcanzando los 123 metros de altura.