Saltar al contenido
Revista y blog de viajes

Schloss Neuschwanstein: el castillo del rey loco

12 octubre 2017
Schloss Neuschwanstein 

El Schloss Neuschwanstein es uno de los castillos de Alemania construidos para el rey de Baviera, Luis II quien dispuso para su construcción un gran despliegue de medios. El castillo está en lo alto de un peñasco encaramado. Una de las atracciones más bellas para visitar en tu viaje a Alemania.

El rey Luis II se inspiró en las contundentes óperas de Wagner para alzar este castillo que está en lo alto de un peñasco encaramado sobre un arroyo. Una vez construido y satisfecho las expectativas del rey, recibió una gran desilusión. Wagner, el compositor para el que estaba hecho esta gran obra de arquitectura, murió sin poderlo ver concluido.

Las leyendas cuentas que Walt Disney se inspiró en el castillo para crear la película de Blancanieves, pero también ha inspirado a numerosos cuentos, juguetes e ilustraciones.

Viaje a Alemania

La historia de Neuschwanstein en Alemania

Enclavada en un paraje montañoso, a orillas del lago del Cisne, el Schwansee, este palacio de cuento de hadas fue erigido entre los años 1869 y 1886. El excéntrico rey de Baviera Luis II, amante de las óperas de Wanger, pidió que se construyera este fantástico castillo a partir de un proyecto del arquitecto de teatros Christian Jank.

En su concepción de tan imponente residencia, el rey se inspiró en el castillo de Wartburg, en Turingia que visitó en 1867. La imponente fortaleza de Wartburg se cierne sobre la ciudad de Eisenach, un legendario castillo que se cree que fundó Ludwig, el Saltador, a finales del siglo XI. Tradicionalmente se le asocia con el lugar donde se celebró el concurso de canto que Wagner inmortalizaría en su ópera Tannhäuser. Entre 1211 y 1228, el castillo fue residencia de santa Isabel de Turingia y entre 1521 y 1522 refugio de Martín Lutero mientras éste traducía el Nuevo Testamento al alemán.

El castillo de Neuschwanstein es de caliza gris pálido e incorpora diversos estilos históricos. El palacio, al final de una dura subida de 30 minutos desde la cercana aldea de Hohenschwangau, ofrece unas vistas espectaculares del paisaje colindante.

Viaje a Alemania

El interior del castillo de Neuschwanstein

El vestíbulo es una de las salas más impresionantes por sus murales de escenas de antiguos mitos y leyendas alemanas en sus paredes. También están presentes en otras salas.

El salón del Trono está decorado con tonos dorados y recuerda a los templos bizantinos y a la iglesia palacio de Todos los Santos de la Residenz de Múnich.

El patio, en el corazón del castillo, está rodeado por dos hileras de arcadas, debía haber sido una torre de 90 metros de altura con una iglesia gótica, pero nunca llegó a construirse.

El comedor, al igual que otras dependencias del palacio, alberga pinturas increíbles, paneles labrados y bellos muebles decorados, una muestra de la habilidad y creatividad de los artesanos de la época.

La sala de canto, la Sängersaal, tomó como modelo la del castillo de Wartburg en Eisenach.

Viaje a Alemania

Alrededores del castillo de Neuschwanstein

El paisaje de Schwangau está dominado por dos castillos el Neuschwanstein y el Schloss Hohenschwangau Este castillo fortificado ocupaba este empleazamiento en la Edad Media, y fue reformado en el siglo XVI, cuando pasó a manos de la familia Wittelsbach. La propiedad fue destruida durante la guerra del Tirol. Pero el heredero al trono (el que sería más tarde Maximiliano II) ordenó su reconstrucción en estilo neoclásico. Los planos los esbozó el pintor Domenico Quaglio, aunque las obras fueron dirigidas por los arquitectos Ziebland y Ohlmüller, tras la muerte del pintor.

El edificio cuenta con cuatro plantas erigido sobre cimientos medievales y está flanqueado por torres angulares. Los murales que decoran las salas, datan del siglo XIX y su contenido está basado en las antiguas leyendas germánicas.

El castillo de Neuschwanstein está abierto de octubre a marzo de 10:00 a 16:00 y de abril a septiembre de 9:00 a 18:00 horas. El castillo de Hohenschwangau está abierto de abril a septiembre de 9:00 a 18:00 de lunes a miércoles y de viernes a domingo, de 9:00 a 20.00 los jueves y de octubre a marzo de 10:00 a 16:00 horas.

Podrás ver las maravillas de este castillo en el siguiente video. ¡No te lo pierdas!